Fundación Amantes de México se honra al reconocer al Nuncio Apostólico en México

IMG_1459

62674130Fue un honor para la Fundación Amantes de México reconocer la incomparable trayectoria del Nuncio Apostólico, representante del Papa en México Mons. Christophe Pierre.

Su impecable trayectoria recoge estudios en Madagascar, Francia, y Marruecos; con maestría Sagrada Teología del Instituto Católico de París 1969-1971 y doctorado en derecho Canónico (Roma).

Fue Vicario Parroquial de 1970 a 1973 en la Parroquia de San Pedro y San Pablo, en Colombes, Diócesis de Nanterre, Francia, antes de su ministerio en las representaciones diplomáticas de la Santa Sede.

IMG-20150324-WA0022Es el quinto representante del Vaticano en México desde que se reanudaron las relaciones diplomáticas con la Santa Sedeen 1992. Los anteriores nuncios, desde hace algo más de quince años, han sido: Monseñor Girolamo Prigione (de1992 a1997), Monseñor Justo Mullor (de 1997 al 2000), Monseñor Leonardo Sandri (de mayo a septiembre del 2000) y Mons. Giuseppe Bertello (2001 – 2007)

Mons. Pierre ha prestado sus servicios a la Sede de Pedro, en las Representaciones Pontificias en Nueva Zelanda e Islas del Pacífico Sur, Mozambique, Zimbawe, Cuba, Brasil, en la Misión Permanente de la Santa Sede ante las Naciones Unidas en Ginebra, Suiza.

IMG-20150324-WA0024El Pontífice expreso su agradecimiento y amor por nuestro País, se mostró muy interesado en las funciones de nuestra Fundación en sus diferentes sectores, así como admiro la dedicación de nuestra presidente Bety Fernández quien recibió en manos del Nuncio Apostólico, el máximo reconocimiento, la medalla Papal.

En presencia de la hermana Romana, el Monseñor Mauricio Cionini secretario de Nunciatura apostólica, y Mons Dagoberto Campos Salas, consejero Nunciatura Apostólica, quienes nos mostraron con mucha cordialidad el Nuncio Apostólico, que ha sido y es, la casa del Papa.

El líder católico agradeció el reconocimiento Amante de México, nos abrió las puertas de la casa del Papa y nos fortaleció con su inigualable presencia, sus palabras forjaron nuestro ímpetu por seguir sirviendo a nuestra sociedad mexicana.